La culpa

1140_35182539118_5740_n

 

¡No le he perdonado su falta de coraje, su conformismo, su traición, su comodidad, la mentira…Quería que fuéramos juntos, que camináramos juntos, quería honestidad, quería su rebeldía…!

¡Solo piensa en él… Siempre me trata como de segunda…!

¡No me da mi lugar. Siempre dispuesto a juzgarme, a mandarme lejos…!

¡Solo quiere utilizarme… No me ve!

No es él, no es él,…

No es mi madre, ni mi padre. Soy yo, he vivido toda mi vida haciendo trampas, jugando sucio…

Niña que no hace gimnasia

Que se salta las clases del instituto

Que no estudia en la universidad

Que se casa por miedo a la libertad

Que tiene un hijo y no se hace responsable de él

Que no persigue ningún objetivo

Que no se responsabiliza de su relación de pareja y de sus compromisos

Y deja que la vida la arrastre, o se deja arrastrar por la vida

No ha tenido sostén, no le han enseñado a vivir su vida

No tiene fuerza, no la tuvo

¿Y ahora la tiene?

 

Cuando se siente más cansada, más vieja y humillada…

Cuando sus cabellos blancos se mezclan con sus lágrimas negras…

Es entonces, cuando descubre todo lo que hizo y lo que no

Todo lo que fue y lo que dejó de ser

¿Y ahora qué vas a hacer?

¿Qué estás haciendo?

Estoy viendo todas esas cosas. Sintiendo el dolor en cada parte de mi cuerpo

No necesito una bolsa de culpa, porque la llevo puesta, la llevo dentro, me he convertido en ella

Y soy yo toda culpa, toda resentimiento, contra esa niña que un día quiso salvarse dejando de ser ella y se mató a sí misma antes de haber nacido, antes de haber vivido…

Y ahora esa niña tiene miedo de salir de su escondite, tiene miedo de confiar, de permitir que le den la mano para salir de la cueva del dolor de la mano del perdón, para jugar con las flores de colores que hay en el prado de la Esperanza.

Pero esa niña que un día fue león, leona, con melena de los colores del arco iris, no quizás en esta vida, tal vez no en este planeta y puede que ni siquiera en esta galaxia, ni en este mundo…

Esa niña…, con melena de león; aún no ha muerto, o mejor murió y sus cenizas hechas de la luz de las estrellas y gracias al frío glacial de todas las experiencias vividas, dio lugar a un diminuto diamante, que conserva todo el frío y todo el fuego de los latidos de su tierno corazón. Y ese diamante pequeño, lo contiene todo y todo es la semilla de un universo de posibilidades aún por descubrir.

El camino empieza hoy, el camino empieza ahora y, la niña tiende la mano fuera de su escondite, hacia la luz del prado de la Esperanza, de la Vida…

Anuncios

2 comentarios en “La culpa”

  1. Un buen artículo…
    El miedo , la culpabilidad muchas veces no nos deja q seamos lo que somos en esencia. Aprendamos a observar ,amar incondicional y hacer de la vida un placer cada día, somos un gran potencial…

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s